IMPLANTOLOGIA

 

Los implantes son “raíces” artificiales destinados a crear, en las mandíbulas, anclajes estables, resistentes y duraderos en los que se adaptan una prótesis dental fija o móvil con el objetivo de restaurar la capacidad del paciente para masticar y de darle una estética aceptable para la vida diaria.

 

Los implantes están hechos de titanio. Éste metal es natural y biocompatible con el cuerpo humano. Se ha utilizado para tratar a cientos de miles de pacientes en los últimos 30 años.

TÉCNICAS DE COLOCACIÓN

 

Existen diversas técnicas para colocar los implantes:

 

- Colocación tradicional:

 

Durante la primera sesión, después de una anestesia local, la encía es hendida y separada del hueso. Se perfora una cavidad en el hueso y el implante se enrosca. A continuación la encía se sutura. Después de seis meses, se realiza otra intervención, la encía se vuelve a escindir, se despega y es suturada. Después, un “tope” o pilar se atornilla en el implante. Se toma una impresión y el técnico dental realiza la prótesis que será fijada en el pilar. Esta técnica es practicada por todos los profesionales dentales. Es un procedimiento que requiere dos intervenciones quirúrgicas y una espera de 6 meses.

 

- La puesta en marcha inmediata:

 

Ésta técnica evita tiempos de espera y una segunda cirugía. El día de la intervención se coloca el pilar del implante. La semana siguiente se retiran los hilos de sutura y dos semanas después se toman los moldes para la realización de la prótesis. Aunque esta técnica tiene una ventaja, está reservada solamente para los casos en los que hay varios implantes a realizar. Es imposible pretender utilizar este tipo de técnica de colocación por solamente uno o dos implantes. Los riesgos de poco éxito son muy elevados. En los casos en los que se debe colocar un grupo elevado de implantes, la técnica es posible pero arriesgada. Los gabinetes dentales que únicamente proponen la técnica de puesta en marcha inmediata para los implantes, ponen a sus pacientes en el riesgo de que este procedimiento no salga con éxito.

 

- La técnica Flapless o Sin Solapa:

 

Ésta técnica prevé la inserción del implante dental sin tener que realizar una incisión en la encía. Un tornillo de cicatrización se enrosca en el implante. Después de dos meses en la parte inferior y cuatro meses en la parte superior, basta con retirar el tornillo, se coloca un pilar de cicatrización y se toma un impronta, todo en la misma sesión. Este procedimiento es poco utilizado por los profesionales dentistas ya que conlleva trabajar con muy poca visibilidad.

Sin embargo, presenta muchas ventajas:

 

- Anestesia más ligera

- Intervención más corta

- Menos dolor post operatorio

- Menos sangrado

- Más oportunidades de éxito

- Posibilidad de intervenir con anticoagulantes

- Una sola intervención quirúrgica

- Menos resorción ósea

- Tiempos de espera menores antes de la colocación de la prótesis

- Supresión de las sesiones de retirada de hilos de sutura



 

En nuestra clínica realizamos  la técnica de colocación de implantes en “flapless”

VUELTA A LA PÁGINA INICIAL
VUELTA A LA PÁGINA INICIAL