CORONAS Y PUENTES

 

Cuando un diente está demasiado dañado para ser reparado mediante una restauración, el dentista lo debe cubrir con una corona dental con el fin de evitar mayores daños suplementarios.

La corona es una cubierta o un remplazo artificial de la parte visible de un diente. Puede ser utilizada para dientes rotos, para dientes que han sido arreglados después de un tratamiento del canal de la raíz o para recubrir los dientes que tienen grandes obturaciones o empastes que los debilitan. También pueden corregir la mala posición, la forma, la oclusión –es decir, el contacto entre los dientes- y el color de un diente.

La corona cubre un diente que está presente en la boca. . El puente se utiliza para remplazar uno o más dientes que faltan y está anclado en los dientes vecinos.

 

El puente fijo y la corona son sujetados mediante un cimento.

 

La corona y el puente pueden ser enteramente de aleación metálica con una cubierta de porcelana (ceramo-metal). Un nuevo material estético y sólido ya está disponible: la Zirconia. El ceramo-metal y la zirconia permiten un acabado estético de la corona y el puente.

Ahora, la mejor técnica de realización es la escultura de soportes de coronas y puentes (Bridges) por máquinas asistidas por un ordenador a partir de improntas numéricas. Esta técnica que nosotros utilizamos garantiza la mejor adaptación de la prótesis y evita retoques posteriores.

 

 

La realización de estas prótesis requiere de una sesión de preparación e impresión y una sesión de colocación, con algunos días de espacio entre una sesión y otra. Las coronas individuales pueden ser realizadas en una sola sesión por las máquinas. Los inconvenientes de las coronas hechas por estas máquinas, con las cuales están equipadas ciertas clínicas, son la fragilidad de la corona y la falta de estética (carecen de degradado de colores).

 

Nuestras prótesis son hechas por un laboratorio muy reputado de Barcelona en la técnica ceramo-metálica numérica. Nos esforzamos en reducir las demoras.